Buscar este blog

lunes, 26 de abril de 2010

COMENTARIO / Sobre Elisa Ferrada



En un verdadero punto de encuentro y referente cultural se ha convertido la casa, o más bien dicho, el hogar de Elisa ferrada, Mamá Icha, como la llama cariñosamente, la comunidad de Maipú. Y vaya que es necesario y de admirar un hecho así en estos días, cuando la falta de espacio y generosidad de alma para compartir en torno a las letras se hace evidente. Dedicar el tiempo a las artes, concretamente, a las letras, no hace rico a nadie hoy por hoy; menos aún se practica el arte de compartir y alternar con altura de espíritu con el resto de los congéneres. Habitualmente, priman en ello los intereses propios y el calculo de qué tanto se gana o pierde ante esa dispocición.
Con el propósito de destacar lo notable de este caso, SU CASO, es que hoy publicamos estas imágenes con algunos de los momentos vividos y, también, algunos textos de quienes hemos tenido el honor de estar allí y compartirlos con ella.
Que los disfruten, y al mismo tiempo, se congratulen de tener una poeta y ser humano de tanta calidad como Elisa Ferrada!


De Mamá ICHA
DEL DESIERTO FLORIDO

Regresando del Sur, es posible que acudas, presuroso, a la feliz convocatoria de los duendecillos que habitan el Desierto. Entonces, sabrás que son ellos los que jugando con el viento, esparcen sobre los arenales el gran semillerío.
De ahí las añañucas, las copiapoas, los huillis, los cenecios, los dedales. Y los quiscos y los grandes cactus columnares, cual vigías del cielo, todos, por millares y miles de millones florecidos ante tus deslumbrados ojos de NIÑO MÁGICO enternecido. Tanto así, que en un clima desértico, puede que inmerso en tal encantamiento...¡sientas frío! Y otra vez, para tu crecimiento espiritual estarás asistiendo a un evento natural esplendoroso: "el etallido en flor de nuestro DESIERTO FLORECIDO".
¡Enhorabuena, pequeñito!

(Del libro NIÑO MÁGICO, dedicado a Jaime Tomislav Toledo)


De Yorka Gallegos
NIDO VACÍO


Noches de insomnio
paredes de escarcha

Del otro lado
una voz baila en mi oído
bajo el chorro cristalino de su risa

Relámpago de amor
que alimenta mi asombro
convirtiendo esta noche
en paisaje.


(DES)CONCIERTO


Siguiendo tus pasos extravié mis ojos
extravié el norte,
voy reptando tus desiertos cómo pájaro herido

Soy grito taladrando sienes

Soy gemido en fuga desde un violín roto.



De Gladys Salinas Arcilla
CALLES

Para un hombre común

Todo se apoderó de la urbanidad.
Camino sintiendo ese leve temor a lo desconocido,
barrios, cités, callejones, plazas,
tarros de cerveza, pitillos, drogas y graffitis
son adornos para las aceras.

Olores se introducen por la nariz y revuelven las tripas,
hay gritos incoherentes,
me ahogo en los silencios.

Se termina la fiesta de liberar miedos.
Jauría suelta ronda en mi destino
horas de trabajo llevado en el hastío de los años
derrumbaron alegrías de un buen pasar.

Cansado estoy de la jauría que destrozó mi vida,
cansado de esta locura que ronda calles ajenas
cansado de los que robaron mi dignidad de hombre.

Si pudiera regresaría al vientre de mi madre...


De Elisa Alcántar
ELLA
(mujer guitarra)


Aunque mutilada su voz, ella aún canta,
aún resuena por las peñas toda su tormenta
toda su bravura ,todo el calor de sus pasos
deshaciendo los guijarros
que se amontonaron en la vía de su corazón.

Ella;
la que con su razón voló al otro lado del espejo
para desentrañar toda la maraña de miedos
y en sus despojos de novia rota se reinventó.
Ella;
La que comprime sus ideas cuando le ametrallan
su emoción , aún canta.
La que remendó todos los vestidos de la noche
con sus ilusiones vendidas ,con sus lágrimas empeñadas.
Ella;
que persiguió cada quimera iluminada
como si fuera la última alegría , la última gloria.

Su voz mutilada no se declara inválida
su voz suena más clara que nunca.
Ella; la que parió los versos en fuegos y en humedales
la que remeció mis pilares ,
la que reveló a mi existencia toda la pavura
de la despiadada sombra del olvido.

Hoy en su auxilio quiero correr
y decirle en su lluvia de cuerdas
que a los olvidos pude resistir
que su voz retumba y taladra en los pechos
y en los lechos de los que aman todas las palabras.

Ella; me recorre y me socorre
cuando por las noches el pensadero se derrama
y quiero volar en cualquier nota de su vientre
cuando algún recuerdo se desgrana.

http://lichazul.blogspot.com


Rica en dones y experiencia, Elisa Ferrada es una verdadera embajadora cultural de nuestro país. Nacida en la sureña ciudad de Los Ángeles, Región del Bio-Bio, desde 1948 vive en la ciudad de Maipú, Santiago de Chile, donde desarrolla una fecunda actividad cultural y desde donde se proyecta a otros países de la región, Europa y Japón, países que también ha visitado y enriquecido con su obra y su presencia. Entre las múltiples distinciones y premios obtenidos destacamos: Medalla de Oro y Vecina Ilustre de Maipú, Premio a la Excelencia Artístico Literaria, Premio Permanencia Medalla de Oro, Rosario de Santa Fe; Primer Premio Poesía en el Concurso Internacional “25 Años del Diario Hoy Canelones”.
Sus obras: Niño Mágico; 25 Poemas de Amor y una Canción de Esperanza (en lenguaje Braille); Improntus, ( Premio a la trayectoria Libro de Oro, impreso en Santa Fe, Argentina); La Batalla de Maipú; Adagio; Yo soy un Niño Chileno; la Vida, un Girasol ( novela impresa en Uruguay).

3 comentarios:

Manchados dijo...

Con cariño para los lectores de Maipú y galaxia entera!


Amanda

elisa...lichazul dijo...

excelente entrada amanda!!
un reconocimiento a una luz que guía

besitos de luz

Laura dijo...

Gracias por este emotivo homenaje a la gran maestra maipucina de adopción, a quien tanto echamos de menos en el círculo.