Buscar este blog

viernes, 28 de mayo de 2010

Ana María Fabio



DANALÍ


Danalí, suelta tu pelo enramado,
lleno de girasoles sombríos,
donde duermen miles de mariposas en espera;
ahí donde los gorriones hicieron nidos de pensamientos.
Quítate el vestido para que sientas el aire
avanzar por tus entrañas dormidas,
abre tu boca y pronuncia que comienza el día,
desprende el aroma que escondes entre tus senos callados,
iza sobre las nubes de tus pies,
los volantines libres que pian a tu cielo,
y cortan los alientos que circulan sobre ti.

No te apagues con la luz del sol,
no te entierres las dagas del olvido;
junta todas las voces que suben y bajan por tu cuerpo,
haz crecer los arroyos con tu mirada dulce,
sopla los pájaros que cuelgan de tus dedos,
para que broten las rosas de tus manos.

Por qué cubres tu bello rostro Danalí,
qué te fuerza a mantener los ojos atados al suelo;
Yérguete, deslízate, como sabes hacer,
sabes que el tiempo se detiene si no avanzas,
y mueren los peces, sino respiras.
Eres más, mucho más, que lo que te
muestra el espejo de agua turbia,
donde posas los llantos.

Entrégate a la compasión que te prodiga abundante,
la mañana del mañana;
bebe tu sangre cristalina por los poros,
y vuelve a sentir la pasión que cayó,
desde tus bolsillos rotos y desmembrados.
Escucha el palpitar de sienes entre tus piernas,
bajo la abundante capa de plumas
que se desliza desde tu piel.
Siente como la vida te va devolviendo
todos los colores que te arrebató esa estrella fugaz,
que te cruzó los brazos, hasta agotarlos.

Tu vientre aun cruje en sudores,
y el ombligo pozo de tus océanos
aun nace desde tu interior.
No te sientas culpable Danalí
por haber perdido todas las inocencias,
que tu flor dejo desprender, llenando de aromas;
quién podría haber sabido que ahí
estabas tú temblando,
aquella primera vez que perdiste,
esa lírica flor de tu jardín;
Pero ganaste todo un bosque encendido y luminoso.
Solo tú tienes, todas las llaves de la libertad,
en ti, y por ti existen las mariposas
que anidan en tu pelo tantos años,
a la espera que soltarás tu cabellera,
soltaras tus vestidos,
y las sintieras otra vez…revolotear.



Ana María Fabio R. (Anouna) Nace en Melipilla, Chile, en 1966.
Desde adolescente me gusta escribir, siempre estuve rodeada de cuadernos que eran mis poemarios, muchos se perdieron con el tiempo, otros aún sobreviven junto a mí.
En este momento, participo en el taller de Literatura, con el Poeta Ricardo Sánchez, en la Biblioteca de la Ilustre Municipalidad de Maipú.

3 comentarios:

Laura dijo...

Bienvenida, Ana Maria Fabio, a este lugar de encuentro.

Anouna dijo...

Les agradezco el considerar mi poesía en este espacio. Me alegra poder participar junto a ustedes y darme la oportunidad de llegar a más gente. Gracias por la bienvenida Laura.

Un gran abrazo, Anouna

elisa...lichazul dijo...

genial Anouna!!
y es compañera del taller:=)
aparte de ser muy buena narradora

su pluma surfea natural entre la poesía y la prosa

besitos para ella:=)
y para Amanda siempre preocupada de las nuevas plumas