Buscar este blog

martes, 1 de junio de 2010





El pasado 8 de marzo íbamos a celebrar el Día de la Mujer. Pero el terremoto del 27 de febrero lo revolvió todo y tuvimos que dejar los proyectos para más adelante, porque habría otras prioridades.
Emilia Páez, quiso aportar con unos apuntes acerca de Gabriela Mistral, que en esta oportunidad presentamos.


GABRIELA

El 7 de abril de 1889 nace en Vicuña Lucila Godoy Alcayaga, conocida universalmente como Gabriela Mistral. Hoy, en abril de 2010, escribo estas breves líneas acerca de la gran mujer que no sólo hizo poemas, sino también realizó una extensa labor educacional y diplomática.
Gabriela fue discriminada por ser de rasgos indígenas, pobre y además mujer. Sin embargo habló de la mujer cuando pocos se preocupaban de nosotras y menos de nuestros derechos. En el año 1906 cuando no pasaba de los 17 años de edad, escribió su artículo La Instrucción de la Mujer que es una de sus primeras preocupaciones por el tema femenino. Este trabajo muestra la claridad que tenía con respecto a la situación de la mujer en Chile:
“Se ha dicho que la mujer no necesita sino una mediana instrucción, y es que aún hay quiénes ven en ella al ser capaz sólo de gobernar el hogar. Instruir a la mujer es hacerla digna y levantarle. Abrirle un campo más vasto de porvenir, es arrancar a la degradación muchas de sus víctimas “
“Búsquesele todos los medios para que pueda vivir sin mendigar la protección. Y habrán así menos degradadas. Y habrá así menos sombra en esa mitad de la humanidad. Y más dignidad en el hogar...”
“Hágasele amar la ciencia más que a las joyas y la seda” ( 1 ).
En estas tres citas que he colocado notamos que desde temprana edad Gabriela estuvo preocupada por la instrucción de la mujer en Chile . Además fue premonitoria, puesto que dijo que con el derecho femenino al voto, algún día elegiríamos una mujer para la Presidencia de la República.
En el plano educacional realiza una extensa labor desempeñándose como profesora y directora en diversas ciudades de nuestro país y es más , hace un aporte extraordinario a México cuyo gobierno la invita a participar en la reforma al sistema educacional, modelo que aún se mantiene vigente en su esencia, pues sólo le han hecho cambios para actualizarlo. De esta manera , la Mistral muestra su valía profesional acallando las críticas de los colegas que le reprochaban tener el título de Profesor de Estado sin haber concurrido al Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Ella obtuvo su título convalidando conocimientos y experiencias .
Gabriela nunca termina de sorprendernos, obtiene el Premio Nobel de Literatura con sólo tres libros publicados a la fecha (1945): Desolación, Ternura y Tala. Queda de esta manera demostrado una vez más que no es la cantidad lo que cuenta, sino la calidad. Estos tres libros son de una valía extraordinaria. Con ellos se transforma en uno de los poetas más importantes del siglo 20 y en un clásico del idioma en lengua española. Nuestra mezquindad, sin embargo, nos impide apreciar en su justa dimensión a esta mujer sencilla, nacida en cuna humilde, de rasgos toscos. Talvez nuestro lado español prima y trata de ignorar a Gabriela más cercana a lo indígena. Incluso algunos la consideraban mala escritora como es el caso de Ricardo Latcham y Raúl Silva Castro.
Recuerdo muy claramente la celebración del centenario de su natalicio, el 7 de abril de 1989, en dictadura. Yo tenía un pequeño proyecto que consistía en asistir a la celebración en Vicuña y Montegrande, tomar fotografías de los diversos festejos en la zona, realizar entrevistas etc. Para ello solicité permiso en mi lugar de trabajo (CODEDUC) y un apoyo financiero mínimo, ambos me fueron negados, de nada sirvió ofrecer charlas gratuitas en los distintos colegios de esta Corporación Educacional y material de apoyo a los profesores. Pude asistir porque decidí ocupar tres de mis días administrativos y me gasté una buena parte del dinero que tenía para los gastos de la casa. Así , de manera bastante austera y en desmedro del presupuesto familiar, partí. Lo que yo no sabía era que el centenario se iba a celebrar con el esfuerzo de la Comisión Organizadora que hizo lo que pudo, puesto que no recibió casi dinero y lo que se logró fue a fuerza de enormes sacrificios. Llamó mi atención la ausencia de escritores importantes del ámbito nacional y extranjero. Tampoco hubo artistas ni autoridades de otros países que le dieran realce a tan magno acontecimiento. Los niños eran transportados en camionetas sin ninguna preocupación por su seguridad.

Para finalizar debo decir que nuestra Gabriela también se interesó en el tema bélico, tiene 22 poemas que muestran la guerra .Contra la Segunda Guerra Mundial escribió cuatro grandes poemas que aparecen en Lagar: “Caída de Europa”, “Campeón finlandés”, “Hospital” y “La Huella”.

El General César Sandino (Nicaragua) la nombra “ Benemérita del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional “.Gabriela le brindó su apoyo en diversos escritos. A él está dedicado Hijo Sandino que refleja el agradecimiento de las mujeres :

Tú nos lavaste
la serranía y las colinas
y subiremos si se manchan de
hombre de kaki las orillas.
Mira
si puedes
al mujerío de olas vivas.
Somos de Chile,
de los Perúes y las Bolivias.
Benditas sean
tu luz, tu agua bebida
tu pómulo indio,
tu aire y la ardentía de tus vistas ( 2 ) .



(1) Las citas textuales que incluí corresponden a un artículo escrito por la visionaria Gabriela: La instrucción de la Mujer, Especial para la Voz de Elqui, escrito el jueves 8 de marzo de 1906, número 988.
(2) En Artes y Letras del Mercurio, domingo 24 de febrero del año 2008 aparece un interesante artículo, La paz y la guerra en Gabriela Mistral, escrito por Luis Vargas Saavedra, mistraliano que analiza la posición de la poeta con respecto a la guerra, incluye algunos poemas que presentan este tema y la singular relación que existía entre la Mistral y el General guerrillero César Sandino.


Emilia Páez Salinas.

Maipú, 16 de abril, 2010.

2 comentarios:

Manchados dijo...

MUY INTERESANTE Y NECESARIO.
NUNCA ES DEMASIADO LO QUE PODEMOS APRENDER DE GABRIELA!

elisa...lichazul dijo...

adoro a la gabriela !!

Desolación, ese libro y esos poemas marcaron mi adolecencia , lo leí cuando tenía 13 años y desde entonces siempre hay nuevas ópticas entre sus renglones


siempre es un gusto y un faro para quienes amamos las palabras

abrazooooooooo